1509032_542955892490603_7332702156591460028_n

mis5 top de Argentina

Son las etiquetas que nos hacen famosos en el mundo. Tintos excepcionales, distinguidos hasta en el ultimísimo detalle. Si tienen pensado invertir el aguinaldo a fin de año, anoten este puñadito de lo más más de Argentina.

mis5topSon para enmarcar y ponerlos en un cuadrito. O para tomarlos, claro… ésa es otra posibilidad. Hoy mis5 visitó Dormeuil, se compró el smoking más caro y se puso de punta en blanco para recibir lo que, a mi criterio, son las cinco etiquetas que más nos identifican a los argentinos en el exterior.

Cinco referencias tajantes en donde el Malbec suele ser protagonista, pero que aún blend, varietal o lo que fuese, se piden por su nombre y apellido. Todos tintos, todos selectísimos. Todos con producciones limitadas pero no imposibles de conseguir. Todos especiales, sí, y también todos disponibles a precios salados. Son la cumbre de la vinicultura nacional, tampoco podría ser de otra manera.

¿La elección es caprichosa? Desde ya que sí. Los elegí porque viajo, porque leo, porque veo góndolas perdidas en distintos puntos del planeta y, me suele suceder, son éstas las etiquetas que más he visto pululando por allí. Solo agregaría dos referencias más: el Cobos Malbec y el Noemía de Patagonia. Con ellos podría hacer mis7, pero eso ya es otro tema.

Acá están, ellos son mis5 top de Argentina:

 

Altos Las Hormigas Single Vineyard Vista Flores

Altos Las Hormigas es un emblema. Sus etiquetas primero generaron curiosidad, y luego nos conquistaron a todos. Desde hace algún tiempo emprendieron un camino de exploración y micro-zonificación de suelos, montando sus líneas en base a cada finca, prensando de ellas lo mejor. Vista Flores es una tierra que impregna de piedras y lluvia la nariz de este Malbec camaleónico e infinito, de boca tierna y un potencial que no puedo terminar de imaginar.

Para mis5 caté la cosecha >> 2007.
Precio en Argentina >> 750 pesos (107 dólares).
Viene de >> El oeste de Vista Flores, en el Valle de Uco, Mendoza.
Algunos datos técnicos para quien le guste >> Crianza de 36 meses en barricas de roble francés, en donde también realizó su fermentación maloláctica. 100% Malbec convertido en un vinazo gracias a las manos de los enólogos Alberto Antonini y Attilio Pagli. 6,04 gramos por litro de acidez total, pH de 3,6 y 2,42 gramos de azúcar residual por litro.

 

Colomé Reserva

Todavía no se había iniciado la I Guerra Mundial, pero en el paraje desolado de Colomé, entre los Andes salteños y sobre los dos mil metros de altura, un hombre de campo plantaba las viñas de Malbec que hoy se exprimen en esta botella. Acá hay historia, pero aggionarda a un terruño que por naturaleza da expresión y contundencia en cada sorbo. Notas animales, jazmines, chocolate con leche. Un vino excepcional que en cada cosecha ayuda a que Argentina haga cumbre.

Para mis5 caté la cosecha >> 2009.
Precio en Argentina >> 440 pesos (62 dólares).
Viene de >> El Alto Valle Calchaquí, de las Fincas Colomé, El Arenal y Altura Máxima.
Algunos datos técnicos para quien le guste >> 90% Malbec, más 8% de Syrah y 2% de Petit Verdot, cosechadas entre abril y mayo de 2009. 24 meses de crianza en barricas francesas nuevas y con una producción de 6.240 botellas. ¿Alcohol? 16 grados, así que a beber con suuuuuuuuuuuumo respeto.

 

Finca Altamira

“Escándalo, es un escándalo” cantaba Raphael. ¿Habría tomado este Malbec de Altamira mientras componía? Qué sé yo, pero podría haber sido una buena inspiración. La cosa es que el ícono de Achával Ferrer estuvo en la cima de los vinos argentinos desde su primerísima cosecha. Es un tinto de nariz escandalosa, gritona, concentrada, con mucho de todo. La añada 2010 está vibrante, bien apretadita y con ganas de vivir largos años en la botella. Una delicia de cabo a rabo, qué quieren que les diga.

Para mis5 caté la cosecha >> 2010… y en botella Magnum.
Precio en Argentina >> 770 pesos (110 dólares).
Viene de >> La Consulta, Valle de Uco, de una finca de apenas 6 hectáreas a 20 metros del Río Tunuyán.
Algunos datos técnicos para quien le guste >> 15 meses de añejamiento en barricas de roble francés. Uvas cosechadas el 18 de mayo de 2010 y puesto el vino en botella entre el 27 y el 28 de octubre de 2011.

 

Nicolás Catena Zapata

Lo digo sin miedos: no existe vino argentino más distinguido, respetado y mimado en el mundo que éste. Descorcharlo te hincha el pecho de emoción, te hace regocijar en la argentinidad, en la delicadeza de un Cabernet Sauvignon inolvidable (¿quién dice que acá solo hacemos Malbec?), intrigante y de carácter que se entrelaza con nuestra cepa emblemática en una orgía explícita para los sentidos.

Para mis5 caté la cosecha >> 2005, una de las mejores de los últimos años (y tengo una botellita guardada por si las moscas, ¿vieron?).
Precio en Argentina >> 800 pesos (114 dólares).
Viene de >> Distintas fincas en Mendoza. El Cabernet Sauvignon llega de los viñedos La Pirámide, en Agrelo, Domingo, en Villa Bastias, y Adrianna, en Gualtallary. El Malbec proviene en parte de Adrianna y en parte de Nicasia.
Algunos datos técnicos para quien le guste >> 78% de Cabernet Sauvignon y 22% de Malbec en la añada 2005 (teeeeeeeeeerible año ése). 24 meses en roble francés nuevo y 14,6% de alcohol. ¿Enólogo? El gran Alejandro Vigil, marca registrada de los vinos de la casa.

 

Nosotros

Cuando mi mujer descorcha un vino y me dice algo como ‘Ahhh bueno, terrible vino éste’, yo paro las orejas. Ése es el recuerdo número uno que tengo de la primera vez que disfruté el vino ícono de Dominio del Plata, de la mano de Susana Balbo, ‘la’ enóloga argentina. Tiene una potencia arrolladora, pero a la vez es una caricia a las encías. Sobresale la tierra mojada, aunque también hay algo de vainilla, la menta que se suma al juego y, en definitiva, solo queda disfrute.

Para mis5 caté la cosecha >> 2009.
Precio en Argentina >> 650 pesos (92 dólares).
Viene de >> Agrelo, en Luján de Cuyo, Mendoza, a 1.080 metros sobre el nivel del mar.
Algunos datos técnicos para quien le guste >> Después de un doble proceso de selección de racimos y uvas, el vino tuvo una maceración en frío durante 4 días. Vinificado con levaduras nativas y con 14,5% de alcohol. Cierran la ecuación 18 meses en barricas de roble francés de primer uso.

 

Después de catarlos a todos juntos y ponerlos en perspectiva, me queda un sabor dulce. Una convicción de que los vinos argentinos, cualquiera de éstos, pueden hacerle frente estoicamente a los mejores de Australia, los Estados Unidos o Europa. Tenemos zonas paradisíacas, uvas deliciosas, manos arriesgadas y sin miedos. Y tenemos también tintos peligrosos porque, como a éstos, corrés el riesgo de probarlos y que nunca más te los puedas sacar de la cabeza.

¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lo último en Instagram

|

Recibí nuestra newsletter El boletín serial

Otras notas, artículos y curiosidades del vino que pueden interesarte